holywood_albertocortes_1800

ALBERTO CORTÉS Y ANDREA QUINTANA

HOLLYWOOD

Alberto Cortés es un artista malagueño, formado en Historia del arte, Dirección Escénica y Dramaturgia. Su inquietud por encontrar las conexiones entre las artes escénicas y las artes plásticas empieza a encontrar sentido a través de su trabajo como director de escena. En 2008 funda la compañía Bajotierra junto a la actriz Alessandra García y es este el momento donde se permite jugar con los elementos que las artes escénicas le ofrecen hasta empezar a buscar su propio lenguaje. El teatro se convierte en un impulso y en una excusa para trabajar la contaminación artística para la escena. Generador de motores como el Festival de Escena Alternativa de Málaga El Quirófano junto con otros compañeros de profesión; la construcción de tejido escénico de riesgo en la ciudad como otra de sus constantes. En su camino se ha encontrado con creadores escénicos como El Pont Flotant, Rodrígo García, Roger Bernard, Daniel Abreu, Patricia Caballero, José Manuel Padilla o Montdedutor entre muchos otros. En 2012 comienza un camino de investigación individual fuera de la compañía Bajotierra y bajo su propio nombre, en el que se centra en los conceptos de remezcla, impureza y en el uso del cuerpo para la escena contemporánea. Ese mismo verano es seleccionado en el Laboratorio Internacional de Teatro de la Bienal de Venecia donde trabaja con la compañía de danza teatro belga Peeping Tom (Gabriela Carrizo). Es también Máster de Profesorado por la Universidad de Málaga y su labor docente está relacionada con la Escuela Pública de Formación Cultural de Andalucía (Escénica), donde imparte aulas de investigación escénica sobre Nuevas Dramaturgias para Actores y Bailarines. Desde su comienzo en este camino de investigación sobre la palabra, el movimiento y nuevas narraciones ha realizado trabajos de teatro y danza para espacios domésticos, salas y espacios públicos, además de piezas cortas, performances, flamenco y nuevo folclore. En la actualidad compagina la creación de nuevos proyectos escénicos y los talleres formativos sobre nuevas dramaturgias, junto con otros espacios de gestión y pensamiento contemporáneo. En su guerra a la etiqueta bautiza a sus equipos creativos habituales con distintos nombres según la línea de trabajo a desarrollar: Tigre Monster Rave, Braverío o La Terribilità son algunos de ellos.

HOLLYWOOD
Alberto Cortés y Andrea Quintana

Hollywood:
1. Emborrachamiento de la narrativa habitual.
2. Estado de irrealidad de las cosas.
3. Archivo dañado.

Sobre el escenario dos “actores” doblan una escena de cine en la que  ha muerto alguien, en realidad una excusa para que Andrea y Alberto  puedan reflexionar sobre los conceptos de triunfo/fracaso; ser capaces  de no-hacer-algo-inmenso. Hollywood es una trampa en bucle donde la  repetición puede colocarnos en dos lugares, en el acierto o en el  error: esta obra elige hackear el escenario para devolverlo al error,  interferencias que atraviesan nuestra narración, perforaciones que  rompen la historia, la completan, la descuartizan o sugieren otras.  Este es sobre todo un montaje ciborg que pregunta al espectador.

ALBERTO CORTÉS Y ANDREA QUINTANA