boh_mopa_1800x504

MOPA
BOH!

Desde la primera producción en 2006 hasta hoy Mopa ha pasado por muchas fases, y su configuración ha cambiado tantas veces como piezas se han hecho. Comanda por Juan Luis Matilla, pero abierta a la colaboración con diversos artistas, la compañía navega entre estilos que oscilan desde la abstracción minimalista al expresionismo punki, pasando por la non-danse o el teatro-danza, entre otros. Lugares tan dispares como cuartos de baño, escenarios de rock e incluso un teatro romano han acogido sus propuestas. Hay inquietudes que permanecen, como la comedia y la música en directo en todas las piezas de la compañía sevillana, premiada por la PAD en categorías como dirección, escenografía, luces, coreografía o vestuario con propuestas como (espérame despierto), ’Tus hijos me están jodiendo la vida’, ’Tuve que hacer el amor por cortesía’, ‘Mala suerte o falta de talento’, ’Sad Dance Therapy’,  o ‘Boh’.

BOH!

Que ¿Qué es Boh!? Este es el punto de partida: Del renacimiento italiano a la película La Gran Belleza hay largo trecho. Un camino copado por una sociedad civil jaleada por la potencia política de uno de los paradigmas de la desfachatez neoliberal, Il Cavalieri.

Boh! es una expresión italiana que significa “no sé”. Un solo de danza coreografiado e interpretado por Juan Luis Matilla que bucea a través de creadores clásicos como Palucca o Perreault para salir a flote intercalando y remezclando estructuras de danza actuales como las de Josef Nadj, Martin Pisani, Thomas Hauert, sin dejar de lado estilos urbanos como el footwork o el breakdance.

La pieza, nos acerca al cinismo y al poder, a la emoción de la masa controlada desde el discurso ordenado, desde la retórica política, lo económico y la información hacia el no sé. En Boh! Matilla se centra en las raíces de la música italiana para componer la banda sonora de este espectáculo en el que expresiones, arengas y posturas vienen a mostrarnos una alegoría del discurso de la verdad y la libertad desde el poder.

Un poder que se ve sustentado con el cinismo del estar sin estar, con la ostentación y acopio de poder político, económico y mediático. Il Cavalieri, como objetivo, como ejemplo, como análisis desde la más pura técnica dancística, la estructura somática y vital que nos impulsa a organizarnos y determinar líderes que dirijan nuestros miedos, nuestras inseguridades y nuestras vidas.

“Boh, che ne so io.”

MOPA


Juan Luís Matilla, coreografía, música e interpretación

Benito Jiménez, diseño y técnico de luces y sonido

Ellavled Alcano, vestuatio

María Teresa García, fotografía y video

Daniel Alonso, diseño

Olga Beca. Telegrama Comunicación, comunicación

 


ESPECTÁCULO ESTRENADO. TEATRO CENTRAL, SEVILLA